Tuesday, January 20, 2009

Cinismo: El Segundo Huevo de la Serpiente


(o La Banalización del Mal)

Días pasado hablábamos con una amiga sobre la diferencia entre Hipocresía y Cinismo. De la hipocresía no es necesario avanzar más allá de su definición como el pesar ficticio que todos conocemos. Del cinismo, en cambio, es quizás mejor ilustrarlo que definirlo. Esa alegría que provoca el mal ajeno está sobre-ilustrada en el siguiente ejemplo, tomado de acá. El artículo señala:

Humor macabro sobre Gaza

Eretz Nehederet, un programa de una televisión privada israelí, ironiza sobre los muertos palestinos

El programa Eretz Nehederet (Un país maravilloso) sale a antena cada semana en el Canal 2 de Israel con clips que ironizan sobre lo divino y humano. Los israelíes son grandes aficionados al humor.

Pero el último programa de Un país maravilloso giró en torno a la guerra de Gaza y las burlas más sarcásticas se dedicaron al número de palestinos muertos en los intensos bombardeos del Ejército.

Los humoristas se ríen incluso de las explosiones de las guarderías

Un actor que representaba a un corresponsal militar transmitía al estudio constantemente el número de víctimas del conflicto. "Ya van quinientos contra cuatro", decía en alusión a los palestinos y los israelíes muertos.

Poco después, iba incrementando el cómputo y añadía que aunque la victoria de Israel era abultada, no había que dormirse en los laureles sino que era necesario aumentar la diferencia. La narración imitaba la locución de un partido de fútbol e incluso celebraba cada explosión.

"Acabamos de bombardear un estudio de moda, ya tenemos 501 puntos", añadía al poco rato.

Los locutores usan un tono fútbolístico para narrar un bombardeo
La cuenta iba creciendo y desde el estudio central se conectó con varias capitales europeas para que los corresponsales votaran el número de muertos palestinos que cada país estaba dispuesto a permitir.

Ironía sobre Europa

Durante el programa, el supuesto corresponsal en Roma dijo que Italia podía permitir hasta 800 muertos. El corresponsal en Alemania dijo que su país estaba dispuesto a tolerar hasta 6.000 muertos. Las conexiones se hacían imitando las votaciones de Eurovisión y los muertos parecían los puntos que daba cada país.

El programa también realizó una conexión con la ciudad de Gaza para hablar con un miembro de Hamás que había montado un jardín de infancia para criar niños que luego se convertirían en escudos humanos. Quizás esta fue la secuencia de peor gusto.

"Tenemos niños muy majos que pueden servir de escudos humanos", decía el supuesto director del jardín de infancia. Además, el sarcamo se cebó con las muertes infantiles: "Si vais a bombardear una zona civil, podéis avisarnos para que podamos enviar nuestras cámaras de televisión".

Bombas sobre guarderías

En otro pasaje, el ministro de Defensa, el laborista Ehud Barak, que es quien por ahora está sacando más rédito político a los ataques, anuncia que la siguiente fase de la operación será el bombardeo indiscriminado de la artillería, algo que todo indica que se ha realizado continuamente desde el 27 de diciembre.

Cuando el periodista le pregunta por un jardín de infancia que ha sido bombardeado y destruido, Barak responde: "¿Cómo queréis que sepamos que se trataba de un jardín de infancia? Los palestinos tenían que haber escrito en el tejado y en hebreo que era un jardín de infancia".

Eretz Nehederet es sin duda el programa más iconoclasta de la televisión israelí. Pero nadie ha criticado que la ironía y el sarcasmo se dirijan esta vez hacia las centenares de víctimas palestinas de los bombardeos, que en su mayor parte son civiles.

"No estoy en contra del humor, ni del humor negro. Es un programa satírico y creo que no es ofensivo", comenta la israelí Yael Guideon.

Sin embargo, en Israel el Holocausto es un tabú y los medios no bromean sobre ello. "El programa refleja que más del 90% de los israelíes apoyan la guerra y seguramente también respaldan estos programas. Es una sociedad de sádicos y psicópatas", afirma el doctor Muhamad Yadala.

Fin de la nota



Fotos: Click para ampliar.

Les pido que observen atentamente estas dos últimas fotos. El cinismo con el que se trata el dolor ajeno en la prensa canalla israelí ya echó raíces en los niños. En la primera foto se vé a una jovencita israelí tironeando de la ropa a una mujer palestina, mientras un niño de no más de 6-8 años la patea.

En la segunda, una niña israelí anota "Con amor desde Israel" sobre la carcaza de un misil que pronto convertirá en polvo a otro niño palestino, o a sus padres o abuelos. Como hacían los niños nazis en su momento.

3 comments:

El Cumpa said...

Impresiona...
y asquea...
Un abrazo.

Eze said...
This comment has been removed by the author.
Eze said...

Es increible la crueldad y mas que nada la falta de memoria de esta gente.